Alfonso Cortés, el colombiano que habla con Dios y cura las dolencias de la gente

Alfonso Cortés, el colombiano que habla con Dios y cura las dolencias de la gente
Imágenes tomadas de El Tiempo / Internet.

Su nombre es Alfonso Cortés, tiene 74 años y es profesional en Administración de Negocios de la Universidad Eafit.

Es oriundo del municipio de Alcalá, en el Valle del Cauca, y hace parte de una humilde y numerosa familia: tiene 10 hermanos.

En 1959 su familia fue víctima de la violencia de la guerrilla y llegó Medellín, tras ser desplazada.

Imagen tomada de El Tiempo.

Don Alfonso es el protagonista de un artículo publicado por portal web del diario El Tiempo en el que aseguró que después de jubiliarse se dedicó a sanar a la gente.

Y así lo hace desde hace varios años, pero no solo son los dolores físicos, también cura los espirituales. Todo lo hace a través de la palabra de Dios.

Tiene comunicación directa con Dios

Cortés es un hombre común y corriente. Su objetivo lo tiene claro: ayudar a la gente.

Sin embargo, tiene algo que no es común y es que tiene la habilidad de comunicarse con Dios. Esto lo descubrió hace más de 10 años, cuando estaba a punto de jubilarse.

Gracias a esa comunicación divina ha escrito libros. Uno de ellos se titula ‘Revelaciones de Dios 2012-2016’.

En ese texto asegura que Dios le manifestó que el universo está compuesto por 680 planetas y que en 500.000 estrellas existe vida humana, pero que esos seres no son visibles ante nosotros.

Don Alfonso y su familia. Imagen tomada de El Tiempo.

Y precisamente, esa comunicación divina es la que le permite sanar a la gente.

En las declaraciones entregadas a El Tiempo, el señor Alfonso precisó que con sesiones de regresión sana todo lo negativo que pueda tener un organismo, desde lo físico, pasando por lo pisoclógico hasta lo emocional.

En esas regresiones, explica Alfonso, sus pacientes se devuelven a vidas pasadas, hasta el momento en que fueron creados por Dios, y así buscan la causa de sus males.

Don Alfonso no cobra por sus tratamientos y asegura que todas las personas tienen diferentes dones, pero que no todos los desarrollan.

Hace unos años don Alfonso Cortés cuenta con la colaboración de una meédium para hacer sus tratamientos.

Alejandra Guisao (abajo), la colaboradora de don Alfonso, en compañía de su familia. Imagen tomada de El Tiempo.

Se trata de Alejandra Guisao, una estudiante de Derecho de 24 años, quien durante una terapia descubrió que tenía un don.

Ahora ella ayuda a don Alfonso a comunicarse con Dios. Ambos se conocieron cuando él la curó de una migraña que la aquejaba a ella desde hace varios años.