Encadenados y con la tierra hasta el cuello, familia suplica no ser desalojada de terreno

Fotos: Noticias 1

Noticias 1 dejó en evidencia la situación de once habitantes del sector de Villanueva en Aguachica, municipio del Cesar, que tomaron la decisión de enterrarse en la propiedad que invadieron hace más de un año y medio y que ahora su dueño quiere ocupar.

Al igual que ellos, otras personas se encadenaron en el terreno como símbolo de protesta y para impedir ser desalojados.

En medio de gritos y llantos las más de 500 familias que ocupaban el terreno trataron de sacar rápidamente las pertenencias que tenían dentro de sus casas, mientras los tractores enviados por el dueño del predio destruían sus hogares.

El propietario,, cuya identidad se desconoce, le pidió intervención a la administración municipal para que las personas fueran desalojadas de su bien. Ahora, la preocupación de estas familias es porque no tienen un techo donde vivir.

“No es posible que vengan a quitarnos lo poquito que hemos conseguido en estos dos años… Queremos solución y que el alcalde nos ayude a conseguir unas viviendas dignas”, expresó Maryuri Badillo habitante del terreno a Noticias 1.

Captura de pantalla Noticias 1

Por su parte José Rangel, también habitante del terreno,  fue uno de los once hombres que cavaron un hueco y se enterraron.

“Prácticamente nos tumbó todo y ya estamos viviendo en la calle bajo la lluvia, el sereno… Tenemos los niños y las mujeres a la intemperie.”

“No queremos que nuestras mamás y hermanos sufran más… queremos poder ir al colegio, tener su vivienda y no pagar arriendo”, fueron las palabras del niño Kevin Jesús, quien también se enterró en el predio.

Por otro lado, la administración municipal se pronunció y dijo que las familias que llegaron a ese terreno lo ocuparon ilegalmente y no hay otra opción.

“Hay personas que no tienen para donde irse, son demasiado pobres y no tienen la mejor situación, pero que también entiendan que el dueño está reclamando algo que es suyo”, afirmó Giovanni Ortega, alcalde (e).

Esas personas completan hoy cinco días enterradas y encadenadas, ante la espera de que se les brinde una solución pronta por parte de la alcaldía o el dueño del lote se compadezca.