Entre lágrimas reaccionaron clientes de un restaurante en Medellín por discriminación de un anciano

Tomadas de Facebook

Hace unas horas se hizo viral la historia de una mujer llamada Valeria Lotero quien narró a través de unas grabaciones como le exigían a un adulto mayor en un restaurante, abandonar el establecimiento en el que se disponía a comer.

Según Valeria, ella y un compañero de oficina se encontraban almorzando como de costumbre en un restaurante del Barrio Manila ubicado en la ciudad de Medellín.

Allí, narra la mujer que sucedió un hecho que hizo romper en llanto a varias personas que se encontraban en el lugar, por la actitud de las personas encargadas del restaurante.

Miles de usuarios compartieron la historia y hacen un llamado de atención a la no discriminación, la igualdad y el respeto.

La tristeza de Don José

Cuentan las personas que hicieron la denuncia a través de redes sociales, que mientras ingerían los alimentos, Don José “un señor de edad, muy bien presentado y con sombrero” se acercó a cantarles unas canciones.

Mientras el hombre les cantaba “Mamá Vieja” de los Visconti, cautivaba a los espectadores.

Así cuenta la mujer que ella y su compañero de trabajo decidieron invitar a Don José a sentarse y almorzar para compensar su esfuerzo y trabajo.

De inmediato una empleada del establecimiento se dirigió a la mesa y le indicó a  Don José que debía retirarse y llevarse el almuerzo.

La decisión según los denunciantes eran políticas del establecimiento y fueron ratificadas por la administradora del restaurante.

“Llegó una señora (no sé si dueña) a ratificar lo anterior y comunicarnos que era una orden; Don José no era apto para comer en su restaurante, que por cierto estaba vacío”.

La mujer expresó en sus redes el dolor por presenciar como una persona trabajadora y con ganas de salir adelante era puesta en ridiíulo ante los demás.

“No me podía quedar callada, no me quiero quedar callada, me dolió muchísimo ver cómo estamos llenos de m**** por dentro”.

Finalmente y como se aprecia en las grabaciones las personas que se encontraban en el lugar comenzaron a irse llenos de indignación y dolor por el bochornoso acto.