Ni por el llanto: A colombiana le negaron ingreso a Chile por decir mentiras sobre su novio

Un programa parecido a ‘Alerta Aeropuerto’ documentó todo el drama que tuvo que vivir una colombiana en Chile por tratar de engañar a la Policía de ese país.

Manuela, cómo se hizo llamar esta mujer de 20 años proveniente desde Colombia, fue interceptada por agentes de la PDI (Policía Investigativa de Chile), en pleno aeropuerto de Santiago.

Le pidieron pasar a un cuarto especial antes de formalizar su ingreso al país, con el fin de verificar que llevara sus documentos en regla y todo quedó grabado para el programa Streaming en Vivo.

Ella accedió sin ningún inconveniente y aunque trató de mostrarse tranquila, los expertos en comunicación no verbal hacían énfasis en interrogarla porque podría ocultar algo.

EL CONTROL EN MIGRACIONES DE CHILE En este video se ve Como los chilenos tratan a una extranjera colombiana que quiere ingresar a su pais..Mientras en Perú,todo el mundo puede ingresar al pais con facilidad….CREDITOS: STREAMING VIRAL

Posted by Huaylla on Tuesday, January 15, 2019

Manuela mostró sin ningún problema su equipaje y mientras un agente revisa las maletas, le hacía varias preguntas.

Ella contó que es trabajadora independiente, dueña de un gimnasio en el que le da empleo a cuatro personas en Colombia y lo administra con su hermano.

Reveló que estudió unos semestres de contaduría y es entrenadora física, pese a que no se formó en ese campo, sino que es empírica.

Su motivo de visita a Santiago de Chile era reencontrarse con su novio, pero los datos que dio le costaron su ingreso a ese país.

FOTOS: CAPTURAS DE VIDEO.

El supuesto novio

Dijo que su pareja, a quien identificó como “Andrés”, era un hombre que vivía hace 10 años en Chile y allí se dedicaba a un negocio de motos.

También mencionó que no lo veía desde hace un mes, mismo tiempo en el que supuestamente él había viajado a Colombia y fue cuando iniciaron el noviazgo.

El policía le preguntó si su relación era virtual, a lo que ella contestó: “No, es de verdad”, pero más adelante se contradijo cuando mencionó que su noviazgo había sido más que todo por internet.

Terminaron de revisar el equipaje y no le encontraron nada que pudiera comprometerla, pero en los registros buscaron el historial de quien ella decía que era su novio y las fechas que ella daba no coincidían.

Ella mencionó que su novio había estado en Colombia un mes atrás, pero el registro migratorio de esa persona decía otra cosa.

La desenmascararon

Le pidieron una foto de ella con su novio y dijo que no tenía ninguna, lo que generó más sospechas entre los agentes.

Fue ahí donde tuvo que confesar que estaba mintiendo y lo hizo muy campante, como si nada, entre risas: “Mentiras, no, mi novio se llama David”.

Argumentó que su novio real (es decir David) le pidió que diera los datos de un amigo porque él había tenido inconvenientes con el tránsito en Chile y quería evitar que le pusieran problemas en el ingreso.

La situación se le complicó cuando le preguntaron el segundo apellido de quien ella decía que sí era su novio, pero no supo contestar, dijo que no se lo sabía.

“Pues, es que no tengo nada que esconder, ¿o me han encontrado droga o algo?”, era el argumento que le daba esta colombiana a los agentes.

La decisión

Pese a que no le encontraron nada comprometedor en su maleta, los oficiales se mostraron disgustados por las mentiras que dijo la colombiana.

La increparon sobre sus motivos para mentir y ella mostrándose indignada les dijo en varias ocasiones: “Pues, es que es una bobada la verdad”.

“Manuela, le informo que una vez efectuada toda la revisión a su equipaje y la entrevista para conocer sus verdaderos motivos de viaje, en esta ocasión se le va a prohibir el ingreso a nuestro país”, le dijo el agente.

“¿Pero por qué?”, preguntó Manuela y la respuesta fue: “Porque mintió dos veces” y en efecto, la persona que ella iba a visitar, tenía “antecedentes negativos”.

“Yo no soy ninguna delincuente”, dijo esta mujer entre lágrimas y se paró furiosa, por lo que el chileno la agarró por los brazos y le dijo: “Con calma, con calma, con calma”.

Finalmente, la regresaron a Colombia con la misma aerolínea que la llevó hasta Chile.

“A los colombianos nos tratan como lo peor en otros países. Ahhh, pero a Colombia entra cualquiera sin control, ¿dónde está la Cancillería?”, “Excelente trabajo de Migración, por eso Chile es uno de los mejores países de América Latina”, “Pobrecita, ¿por qué eligió ir allá? Hay países mucho mejores donde la hubiesen abierto las puertas sin tanto cuestionamiento…”, “Soy Colombiano y no la dejaría entrar a mi casa. Falsedad desde las pestañas…”.

Lea también:

Últimas noticias