Para ir a estudiar, niños del Catatumbo cruzan río lleno de caimanes en improvisada balsa

Niños atraviesan en una balsa un río con caimanes para llegar al colegio
Foto: El Tiempo

Atravesando un río llenó de caimanes, por medio de tres palos, así deben ir 10 niños a estudiar todos los días.

Se trata del río Nuevo Presidente ubicado en la zona rural del municipio de Sardinata en el Norte de Santander. Niños entre 5 y 13 años deben arriesgar su vida y enfrentar el caudal, animales peligrosos y hasta deben desafiar el equilibrio para llegar hasta el otro lado.

Pero esto no es algo nuevo, desde hace tres años los estudiantes de la institución San Luis Beltrán, vienen enfrentando estos riesgos.

Este año llegó un nuevo profesor al colegio y se percató de los problemas que habían de transporte e infraestructura, su nombre es Duvian Rolón Gómez. Además de las dificultades para llegar, uno de los puentes que comunica está abandonado y muchas de las tablas están caídas y la soga reventada, según relató el diario El Tiempo.

Puente que cruza institución San Luis Beltrán
Foto: El Tiempo

Por este daño del puente, es que 10 estudiantes no han podido cruzar y deben tomar otras alternativas sumamente riesgosas. El estado del río es lo que define si pueden asistir a las clases, por eso cuando logran llegar el profesor debe aprovechar la jornada.

Les hicieron promesas y aún no les cumplen

El docente vive preocupado, pues cuando llegan sus uniformes están mojados y deben vivir con la angustia de no encontrarse con un caimán en el camino que les impida llegar a las aulas. El profesor ha comenzado una batalla con la Personería para que les garantice la seguridad.

Durante seis meses tuvieron que esperar para poder recibir una respuesta por parte de las autoridades, quienes aseguraron que los ayudarían y mejorarían la infraestructura. Como sucede en la mayoría de las veces, esto no pasó y las promesas se quedaron en el papel.

Los proyectos de mejorar su calidad de vida quedaron en los estudios, pues nunca hubo una intervención y los peligros siguieron latentes, cada vez más riesgosos.

View this post on Instagram

¡Qué dolor😣! Todos los días los niños que viven en la vereda San José de Campo Lajas arriesgan su vida para poder ir a estudiar. Ni las quejas de los padres, ni de los líderes de la vereda, ni de la Personería de Sardinata (Norte de Santander) habían servido para que las autoridades locales reconstruyan el puente 'La Hamaca', que está destruido desde 2016. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ Debido a esto, los menores tenían que cruzar el río exponiéndose a ser llevados por una creciente del caudal y a los caimanes que habitan allí. De hecho, una niña perdió la vida cuando uno de estos animales la atacó. A pesar de esto, solo en enero del 2018 hubo una respuesta de la administración departamental en la que asegura que va a estudiar "la viabilidad técnica, administrativa, financiera y programar una visita técnica" a la vereda. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ La alcaldía, según el expediente que llegó a manos de la Corte Constitucional, aseguró en su momento que el alcalde había buscado recursos para ejecutar la obra, pero hasta ahora no ha sido posible tener un presupuesto, pues los recursos con los que contaba el municipio apenas alcanzaban para cubrir los gastos de funcionamiento. Ahora, el Alto Tribunal, buscando proteger los derechos de los menores, ordenó construir un puente y tomar otras medidas para protegerlos. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #colombia#catatumbo#niños#río#estudio#educación#derechos

A post shared by EL TIEMPO (@eltiempo) on

Esta semana, una pequeña luz de esperanza llegó hasta las aulas. Aunque lo principal es poder arreglar el paso, la escuela también está acabada y los años se le notan a lo lejos. Lo que más les preocupa es que se repita el hecho de hace algunos años cuando un caimán llegó hasta allí devoró a un menor cuando su papá se dedicaba a pescar.

Por ende, cada vez aumenta la deserción escolar, pues a los padres les preocupa saber que las vidas de sus hijos peligran cuando van al colegio.