Sin importar que estudien más, mujeres en Bogotá siguen ganando menos que los hombres

Imagen de referencia

La brecha que existe entre hombres y mujeres en el ámbito laboral no es un mito y un estudio reciente hecho por la Veeduría Distrital lo comprueba.

La investigación arrojó que, independientemente del año y la ciudad analizada, los hombres terminan devengando más que las mujeres.

Imagen de referencia.

En un informe la entidad dio a conocer las diferencias salariales que existieron en Bogotá entre el año 2015 y 2017 entre hombres y mujeres.  No obstante, señala que la brecha salarial en la capital ha ido disminuyendo en los últimos años, pues pasó del 22 por ciento en 2015 al 16 por ciento en 2017, lo que la convierte en la ciudad con la diferencia salarial más baja en comparación con las otras ciudades tomadas para el estudio.

El estudio en conclusión arrojó que en las cuatro ciudades y en todos los años, los hombres terminaron ganando más dinero que las mujeres por su trabajo.

Foto: El País.

La Veeduría utilizó como referencia para la investigación los ingresos, mes a mes, de mujeres y hombres que habitan en las Unidades de Planeamiento Zonal UPZ para analizar el año 2017. De acuerdo con los resultados, los residentes de las UPZ Country Club, Chico Lago, Santa Bárbara, La Floresta, Ciudad Salitre Oriental y Santa Bárbara, registraron las brechas salariales más altas de la capital con una variación entre el 30% y el 36 %. Cuanto más alto sea el salario de las mujeres, más alta es la brecha con los hombres.

Mientras tanto, en los habitantes de San Cristóbal Norte, Diana Turbay y Marco Fidel Suárez, presentaron la menor brecha de ingresos con un valor del 5 por ciento, en donde las mujeres tienen un ingreso inferior al $ 1.500.000.

Foto: El Tiempo

Otra conclusión que arrojó el estudio es que sin importar cuánto estudien las mujeres, la brecha no cede. En promedio los hombres tiene 16 años de educación, mientras que las mujeres tienen 17, pero aún así los hombres continúan devengando más.

La Veeduría cree que, el hecho de que las mujeres tengan menos opciones de acceso a cargos directivos, sería uno de los factores que explican la desigualdad en algunas zonas de la capital.