¿Ya se hizo la foto de cómo se verá viejo? No se queje porque eso trae consecuencias

Por estos días es muy común que los internautas asuman el reto #FaceAppChallenge, el cual busca que los usuarios puedan hacer modificaciones en su rostro y les permita simular cómo quedarían con un par de años más.

Sin embargo, muchas personas desconocen que detrás de lo que parece un simple juego se esconde la turbia intención de recolectar datos e información de los usuarios sin su consentimiento para luego ser vendida a terceros.

Foto: El Universal.

Y es que cada vez que una persona decide utilizar la aplicación FaceApp para cambiarse el color del cabello, verse más viejo o colocarse un filtro con maquillaje, le está dando permisos a la aplicación para que acceda a información personal como fotos y videos, al igual que a la cámara y el micrófono de su dispositivo.

Esta aplicación de origen ruso utiliza inteligencia artificial de redes neuronales, es decir, cuenta con un sistema que logra aprender con base en grandes cantidades de información. La aplicación logra generar nuevas apariencias físicas teniendo millones de rostros de referencia.

Así que aplicaciones como FaceApp no solo recolectan millones de rostros, sino que la mayor parte de esos datos financian un negocio muy lucrativo: venta de bases de datos para publicidad.

Sin darse cuenta, los usuarios están “regalando” información de carácter personal a terceros cuyos usos son desconocidos.