No todo es color de rosa: Todo esto le prohíben a la esposa del Príncipe Harry

Fotos: HOLA!

La unión entre Meghan Markle y el Príncipe Harry ha sido nombrada como la boda del año y ha generado suspiros en el mundo entero.

Especialmente porque Markle no era una mujer de la realeza con título, por lo que han calificado la historia como un verdadero cuento de hadas.

Y aunque definitivamente no se puede negar que esta es una historia de amor muy bonita, no todo es color de rosa para Meghan Markle en el Palacio de Kensington.

Tomada de laverdadnoticias

En primer lugar, esta mujer estadounidense debió renunciar a su religión para empezar las prácticas de la iglesia anglicana, según lo detalló El País.

Meghan no será princesa, pues no tiene título nobiliario. Sin embargo la Reina Isabel II la nombró duquesa.

Por eso su nombre ahora es Rachel Megan Mountbatten-Windsor duquesa de Sussex.

Tuvo que renunciar a su carrera como actriz y empresaria de zapatos; no podrá utilizar escotes, transparencia, pieles y carteras grandes y tampoco prendas de colores llamativos.

Foto: Telegraph.

Sus uñas y labios también deben ir siempre en tonos suaves, pues no puede utilizar maquillaje llamativo.

Tampoco podrá hacer demostraciones de afecto a su esposo en público y en caso de tener hijos, no pueden hacer viajes todos juntos.

Deberá viajar o con sus hijos o con su esposo, pues el linaje no puede quedar abandonado en caso de alguna emergencia.

Tomado de Antena 3

Ahora los días de esta mujer irán en medio de un código de comportamiento que debe memorizar de forma estricta para poder dirigirse a la Reina Madre.

Siempre que la vea le debe hacer reverencia, se debe dirigir a ella como “su alteza”, no puede tocarla, no puede iniciarle conversaciones y debe estar de pie cuando ella lo esté.

Además, a la hora de desayunar deberá comer lo que la Reina Madre quiera y en la cena no puede seguir comiendo si ella termina primero.

Ahora Megan no podrá tener redes sociales, no puede dar autógrafos, no podrá tomarse selfies y que ni se le ocurra ponerle un apodo a su esposo, todo eso lo tiene prohibido.

Foto: People.