Ahorcó a su esposa por celos y armó la escena como si ella misma lo hubiera hecho

Ahorcó a su esposa por celos y armó la escena como si ella misma lo hubiera hecho
Imagen tomada de La Nación

En las últimas horas se esclareció uno de los crímenes más sonados de los últimos meses en la ciudad de Neiva: la muerte de una reconocida y exitosa empresaria a manos de su pareja sentimental, un hombre que, en audiencia oral, confesó cómo le quitó la vida en medio de una ataque de celos y embebido por el licor y la ira tras una revelación de parte de ella.

El nombre del confeso asesino es Edgar Alexander Calderón Algarra, un profesional en mercadeo y publicidad que llevaba varios años como esposo de la emprendedora Gina Paola Manrique, con la que tenía dos hijos menores de edad, además de un matrimonio que en pocos años se deterioró de tal modo que ella ya no quería estar más con él.

Este presentimiento Edgar Alexander lo tenía, y así se vio reflejado en los detalles que dio sobre aquella madrugada de 17 de noviembre de 2017. En el interior de su vivienda en el barrio El Cedral en Neiva, cuando ella llegó en la madrugada él la esperaba nervioso e impaciente, reclamándole a cada momento dónde y con quién estaba. La mujer solo quería callar, hasta que le contó una verdad que sacó de casillas al hombre.

Imagen tomada de La Nación

En la tarde de ese mismo día ambos habían compartido una tarde con sus dos hijos, habían salido a comer juntos y al llegar la noche, una vez fueron acostados los menores, Calderón salió a la calle a comprar media botella de aguardiente. Esto, mientras ella se ocupaba de los menores.

Al llegar la esperó en la sala y le propuso el plan, pero ella no quiso, tenía algo más en mente y le dijo que saldría con algunos amigos a pasar la noche. Ante el desplante, el hombre le pidió prestado el carro pero ella no le dejó las llaves y ella cerró la puerta y salió.

Al llegar a casa le esperaba una mortal sorpresa

Edgar Alexander Calderón se quedó en la sala, se puso a beber y a escuchar música hasta que, a eso de las 4:00 de la madrugada, su esposa apareció. No dijo nada. Caminó por su lado y se dirigió a su cuarto y él la siguió interrogándola, qué con quién estaba y en dónde. La insistencia fue tanta que ella terminó confesando que tenía otro hombre en su vida, un novio y que aquella noche había salido con él. A esto se sumó que le confesó su deseo de abandonarlo, de acabar con la relación pues ya no se sentía a gusto con él, un hombre celoso y controlador.

Calderón todo esto lo iba confesando ante la Jueza Primera Penal del Circuito de Neiva, con Funciones de Conocimiento, y en frente de algunos de los familiares de la víctima, quienes escuchaban en silencio cómo habría actuado este hombre para quitarle la vida a Gina Paola.

Luego de la confusión, el hombre declaró:

“Sentí que se me vino el mundo, la vida encima, me puse muy triste, me puse a llorar, salí al patio a llorar y ella permaneció en la cocina mirando hacia la calle”.

Fue entonces cuando vio una soga. La cabeza se le llenó de toda clase de escabrosas ideas. La tomó y se dirigió a donde estaba su esposa. Cuando esta le dio la espalda él se la puso en el cuello, apretó y le cortó la respiración. Edgar Alexander confesó que no la soltó hasta que ella dejó de luchar.

Imagen tomada de La Nación

Con el cadáver de ella en las manos la dejó caer. Luego lo tomó de nuevo y lo llevó hasta el patio, sin quitarle siquiera la soga del cuello. Pensó que lo mejor era hacer parecer lo sucedido como un suicidio. Fue a buscar el celular de ella y se escribió, a su WhatsApp varios mensajes en los que, supuestamente, ella le manifestaba que quería quitarse la vida. Él, a su vez, le respondía desde su celular.

Las cosas no salieron como esperaba

Luego salió a la calle, buscó un local y continuó bebiendo alcohol. A las 6:00 de la mañana regresaría a la casa y llamaría a la niñera para contarle lo sucedido. Luego llamó a las autoridades.

Sin embargo, nada salió como pensaba y fue capturado luego.

Esta historia la contó frente a la familia de la mujer y frente a la jueza, llorando y pidiendo perdón. Sin embargo, esto bastará para que en los próximos días se dé a conocer cuántos años estará en la cárcel.

También le puede interesar:

Conmoción por taxista que embistió varias veces a dos mujeres que lo habrían atracado

Mamá de joven novio de chilena desaparecida afirma que le advirtió que su hijo estaba loco

 

 

Últimas noticias