Hay de recompensa $10 millones para dar con asesino de policía en Bogotá

Imágenes Noticias Caracol.

Como una gran pérdida catalogan la muerte, en el barrio Arborizadora alta en la localidad de Ciudad Bolívar, del patrullero Raúl Beltrán, asesinado a eso de las 10:00 de la mañana cuando perseguía a  un delincuente.

Según contó el Ojo de la Noche de Noticias Caracol, la hoy víctima se dio cuenta del robo a un local comercial por parte de tres hombres.

De inmediato Beltrán y su compañero comenzaron una persecución.

En al barrio Las Brisas, al lado del CAI de la policía, los delincuentes tomaron caminos distintos y Raúl Beltrán no descansó hasta tener a uno de los hombres a la mano, con tan mala suerte que este sacó un arma de fuego y le disparó.

Al parecer, Beltrán, quien llevaba 9 años luchando contra la delincuencia, también alcanzó a disparar.

Las autoridades lograron recaudar material audiovisual en donde se ve al supuesto asesino herido, subiendo por una calle, con al parecer una bolsa en la mano.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, manifestó que “estoy convencido que vamos a capturar a los asesinos, mis sentimientos de solidaridad a su familia”.

Hasta 10 millones de pesos está ofreciendo el distrito para quien brinde información sobre el paradero de los responsables de este homicidio.

Un testigo del hecho afirmó a las cámaras que él vio cuando el delincuentes hizo un disparo y salió corriendo escaleras abajo.

Instantes después vio a Raúl Beltrán caer malherido.

“Entonces salí de mi casa y comencé a gritar que llamaran a la policía”, declaró el hombre.

Cinco minutos después apareció el compañero de Beltrán, quien, en compañía de vecinos, ayudaron a trasladar al hombre.

Beltrán murió en el lugar de los hechos.

Según versiones de testigos, al parecer el hombre que activó el arma es de origen venezolano.

A esta hora en el barrio Las Brisas hay un fuerte operativo de búsqueda y, según Noticias Caracol, ya hay varias personas capturadas que están siendo interrogadas.

Raúl Beltrán era padre de una niña de 9 años y llevaba trabajando en Ciudad Bolívar desde hacía varios meses.