Periodista fue agredido por familiares de un muerto, cuando este le iba a tomar unas fotos

Periodista fue agredido por familiares de un muerto, cuando este le iba a tomar unas fotos
Foto: Clemencia Mandarina - Facebook

Un confuso hecho se presentó el pasado miércoles en la localidad de Suba en Bogotá.

Por medio de Facebook se hizo la denuncia de lo sucedido. Gustavo Roa, periodista del Q’hubo Bogotá se encontraba cubriendo una noticia judicial en el barrio Nueva Zelanda en Suba cuando fue víctima de una agresión en el momento en el que iba a tomar las fotos del hecho.

Al parecer se trataba de un suicidio y familiares estaban consternados ante el hecho. Sin embargo, en vez de pedirle el favor de que se retirara, lo insultaron e intentaron arrebatarle la cámara. El reportero se rehusó a entregarla y al verse acorralado por esta familia salió corriendo.

Según la denuncia, un hombre comenzó a gritar que se trataba de un ladrón y entre varios lo agredieron con puños y patadas. La agresión llegó a tal punto que el hombre tuvo que ser trasladado a la Clínica Shaio, pues sangraba por la nariz y los oídos. Los últimos reportes indican que se le estaban practicando una serie de exámenes para descartar que tuviera una hemorragia interna.

Denuncia tomada de Facebook

De acuerdo con Pulzo, el periodista logró refugiarse en una peluquería, pero allí no quisieron ayudarle cuando se dieron cuenta de que lo acusaban de ser un delincuente y no le creyeron al decir que era periodista.

Por defenderlo otra periodista fue agredida

En este hecho, según la mujer, otra periodista llamada Catalina Puentes también fue agredida cuando le gritaba a estas personas que no le pegaran más al compañero. Ella intentaba decirle a las personas que no se trataba de un ladrón, sino de un reportero gráfico.

Fue allí cuando una mujer le dijo “sapa”, la empezó insultar, le escupió en la cara y le pegó.

Un motociclista que pasaba por el lugar afirmó que uno de los agresores se subió a su moto y le dijo que lo llevara hasta donde el periodista porque era un ladrón. En su momento él le creyó y lo transportó.

Finalmente, cuando se cansaron de golpearlo le devolvieron la cámara, aunque ya habían eliminado todas las fotos. En ese momento, llegó la policía.

Las víctimas denunciaron que la Policía no intervino en la pelea y por el contrario permitieron que llegara hasta las últimas consecuencias.  Finalmente, quien contó lo sucedido en redes sociales afirmó que esto es un problema grave que debe hacerse público, pues no es la primera vez que se ataca a periodistas y esto ya representa un peligro que debe ser atendido.

Se espera que este jueves se conozcan más detalles de lo sucedido, pues varias cosas quedaron inconclusas. Claro está que un suicidio es un tema delicado y las familias deben autorizar cualquier tipo de intervención de los medios de comunicación, sin embargo, esto no justifica la reacción de la familia al querer agredir y dañar el buen nombre de una persona.

Así mismo la comunidad parece estar a la defensiva con este tipo de hechos que involucra a delincuentes y quieren cobrar justicia por mano propia. Muchas veces esto ha ocasionado que personas inocentes sean linchadas.