Se arrojó de un puente agobiado por los ‘gota a gota’ tras dejar a su mujer e hijos en “la miseria”

En menos de una semana, tres personas en Barranquilla se han quitado la vida, luego de sentirse agobiados por las amenazas de los llamados ‘gota a gota’, organizaciones que prestan dinero con intereses muy altos.

La última víctima conocida de los prestamistas es un hombre de 42 años que desde hacía varios meses venía recibiendo amenazas de muerte, intimidaciones que terminaron trasladándose a miembros de su familia.

Por esta razón en las últimas horas decidió tomar la determinación de acabar con su vida lanzándose desde el Puente Pumarejo, estructura que cruza el río Magdalena.

Juan Carlos Hoyos, según cuentan familiares, llevaba varias semanas desmotivado, buscando alternativas, buscando trabajo, pero nada resultaba que le pudiera dar lo suficiente para deshacerse de la precisión de los cobradiarios.

Fue entonces cuando tomó la decisión. El pasado miércoles en las horas de la mañana el hombre llegó hasta el puente Pumarejo, se quitó la camisa, dejó el morral a un lado de la vía, en donde guardaba su documento de identidad y una carta en donde se despedía:

“Cada paso me enterraba aún más en préstamos pagadiario, envolví a mis hijos y a mi mujer en una miseria, pagando todo lo que ganábamos”, escribió.

El coronel Yecid Peña, comandante de la Policía de Barranquilla, manifestó que ahora se están investigando el hecho, y que varias patrullas marítimas están recorriendo el río para dar con el cuerpo del hombre.

Hay que resaltar que se desconoce si el hombre murió o no en la caída.

Carlos Pérez, hijastro de Juan Carlos Hoyos, manifestó a Noticias Caracol que los ‘gota a gota’ llegaban a la casa y al no tener el dinero le decían al hombre que ‘tal día llegaban por la plata’, entonces Juan se molestaba, se sentía intranquilo y comenzaba a decir groserías.

Otros dos casos de muertes por cobradiarios

Se conoció también el caso de un hombre de 57 años que fue asesinado en el interior de su vivienda por colgarse en el pago.

Su nombre era Maximiliano Silva y tenía una deuda que superaba los 11 millones de pesos.

Su muerte se dio en el barrio El Ancla y era padre de un líder comunal de Puerto Colombia.

Últimas noticias