“Tuvimos que reinventarnos”, los hermanos Uribe Noguera cuentan a qué se dedican

"Tuvimos que reinventarnos", los hermanos Uribe Noguera cuentan a qué se dedican
Foto: Semana

A un mes de haber sido declarados inocentes, los hermanos Uribe Noguera hablaron con la Revista Semana sobre lo que ha sido de su vida tras la sentencia.

Vale la pena recordar que Catalina y Francisco Uribe Noguera son los hermanos de Rafael Uribe Noguera, quien fue condenado a 58 años de prisión por los delitos contra Yuliana Samboní.

Francisco aseguró que está tranquilo, pues en su conciencia sabe que actuó correctamente y que colaboró con la justicia. Por su parte, Catalina se refirió a que el juez afirmó que gracias a ellos el crimen pudo resolverse en menos de 24 horas e hizo un llamo a la opinión pública que siempre los juzgaron.

“Destruyeron nuestras vidas por algo que hizo nuestro hermano”, comentó Catalina.

Hace poco visitaron a su hermano en prisión y están en proceso de aceptar la realidad de que su hermano estará para siempre encerrado en una cárcel y ellos como familia lo van a acompañar. Según sus hermanos, Rafael está muy triste y deprimido y verlo en esa situación no fue nada fácil para ellos.

Aunque afirman no entender muy bien las razones por las que Rafael hizo lo que hizo, exponen varias posibilidades como el abuso en el consumo de alcohol y drogas, no obstante, no justificaron su actuar.

Sus vidas después del juicio

Luego de que el juicio terminara, sus vidas cambiaron por completo y tuvieron que reinventarse. La empresa familiar tuvo que cerrar por el montón de acusaciones que recibieron y se quedaron sin empleos.

Por algún tiempo Catalina sintió pena de salir a buscar trabajo, pero luego decidió levantarse y emprender un negocio de vida saludable que hasta ahora va muy bien.

Por su parte, Francisco tuvo que renunciar a su trabajo donde llevaba más de 18 años, a su vez, iniciaron un proceso para quitarle su tarjeta profesional de abogado. Cuando pensó que todo estaba perdido, se le acercaron varias personas a pedirle ayuda jurídica y ahora es abogado independiente.

“Queremos que todos sepan que actuamos correctamente y nunca cometimos ningún delito”, concluyó.

El apoyo de su familia fue clave para poder sobrevivir ante una sociedad que los rechazaba.