2 jóvenes terminaron con su vida luego de arrebatársela a 5 niños y 3 adultos en escuela de Brasil

Imágenes tomadas de: @ajplusespanol

Brasil permanece consternado después de un tiroteo registrado en una escuela pública en Sao Paulo, Brasil.

El hecho ocurrió en la escuela Raúl Brazil de Suzano, donde un empleado y cinco niños murieron en la balacera, y dos personas más al llegar a la clínica. Según la versión de la Policía “Dos hombres encubiertos al parecer adolescentes, ingresaron al plantel educativo donde realizaron varios disparos”.

Según la radio Monumetal 1080 AM, Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, sería uno de los agresores y el nombre del otro atacante se desconoce. Ambos se quitaron la vida momentos después de cometer el crimen y no se sabe cuáles podrían ser los motivos que habrían llevado a los jóvenes a ejecutar el atentado.

Las autoridades reportaron que se les encontraron varios revólveres, artefactos explosivos, algunos machetes, una flecha y un arco.

También es motivo de investigación las calaveras impresas en las capuchas de los jóvenes, para determinar si son pertenecientes a algún grupo terrorista.

Al lugar se trasladaron de inmediato tres unidades de ambulancia, dos helicópteros de la Policía, unidades anti explosivos y seis unidades de rescate para atender la emergencia.

Resultado de imagen para escuelas raul brazil
Foto: El Tiempo

Joao Doria, gobernador del Estado de Sao Paulo, quien una vez conoció la noticia abandonó su agenda del día para desplazarse al lugar y manifestó durante una rueda de prensa:

“Con un un profundo pesar, estoy muy impactado. Es de los hechos más tristes que me ha tocado vivir”

El propietario de un local cercano al lugar, permanece herido de gravedad al igual que otras 14 personas.

Según datos, Brasil tiene una tasa de homicidios de 30.3 muertes cada 100.000 habitantes, una de las cifras más estremecedoras en todo el mundo.

Por otro lado, este hecho trae al recuerdo de los habitantes un momento similar, ocurrido en 2011 donde 12 adolescentes fueron asesinados en una escuela municipal, a las afueras de Río de Janeiro, a manos de un hombre de 23 años.