Reclutaban indigentes, los fracturaban con pesas de gimnasio y cobraban los seguros

Reclutaban indigentes, los fracturaban con pesas de gimnasio y cobraban los seguros
Instagram #habitante de calle

Muchas personas tienen fe en el mundo, pues los actos de bondad dan luz de esperanza en un mundo que muchas veces se comporta de forma atroz.

Como el caso de 11 personas pertenecientes de una banda que tomaron como decisión coger a las personas drogadictas en estado de calle por cuenta propia.

En el sur de Italia, exactamente en Palermo estos sujetos tomaban a las personas con estados de vulnerabilidad como: alcoholismo, drogadicción, y personas de muy escasos recursos los cuales le rompían los brazos con tal de reclamar dinero

¿Cómo lo hacían?

Después de quebrar los brazos o piernas de las personas reclutadas, los hacían pasar como accidentados.

Los dejaban al borde de las vías y al llegar al hospital a cuenta de falsos testigos que rendían declaratoria del supuesto accidente que les ha costado la movilidad a más de uno.
Fueron entonces los médicos forenses los que determinaron que nos e trataba de accidentes de tránsito.

Entre los cómplices de dicho acto cayó una enfermera que proporcionada medicamentos con el fin de calmar el dolor y el llanto de las víctimas por las fracturas que realmente eran ocasionadas por pesas de centros de acondicionamiento físico.

La Policía según EFE, hacía que las pandillas le prometieran a sus atropellados hasta 500 millones de pesos colombianos cuando en realidad solo les daba 50 y 100 euros., no los 150.000 que habían sido prometidos.

Entre los detenidos figura una enfermera que proporcionaba analgésicos a las víctimas para calmar los llantos y la desesperación en el momento de las fracturas provocadas con pesas como las que se emplean en los gimnasios, explicó la policía.

Algunas víctimas y reclutados de la pandilla, quedaron en sillas de rueda e incapacitados por largos lapsos de tiempo.

Durante la investigación de la Policía encontraron un caso con relación a un antiguo hombre que habría sido atropellado bajo las mismas circunstancias y perdió su vida.

El dictamen mostró que las fracturas no fueron provocadas por automóviles y no había rastro de autos y los peritos habrían mentido de igual manera en sus declaraciones.