Abandonan a Canela, la perra que había sido adoptada gracias al Metro de Medellín

Esta historia comenzó el 15 de abril pasado, cuando varios usuarios del Metro de Medellín registraron a través de redes que una perrita, de no más de un año, se había colado en uno de los vagones.

La canina no tenía collar, se le veía hambrienta y algo tímida, por lo que el personal del metro fue a su rescate.

El metro así anunció que el animal estaba en buenas manos, y que en caso de que no ser reclamada, Canela, como fue llamada por su color de pelo, podría darse en adopción.

Al día siguiente, de forma orgullosa, el medio de transporte confirmó que una de sus empleadas había manifestado su interés de adoptarla, llevarla a casa y darle un hogar. Y así fue.

Escribieron que tenían una buena noticia, Canela había sido adoptada por Jessica, una integrante del equipo de guías educativos del metro. Y publicaron una foto.

Esta historia dejó de ser feliz desde el pasado 9 de mayo, cuando se dio a conocer que Canela había sido vista en la calle, vagando sin rumbo.

Alexandra Mendoza, quien se dedica a pasear perros y hace parte de la Fundación Vidanimal, la encontró en una concurrida vía de la ciudad.

De inmediato le tomó fotos y las divulgó con el fin de dar con sus dueños.

Pocos minutos después le escribieron para contarle que esa perrita, de no más de un año y medio, era Canela, quien se había hecho famosa porque abordó uno de los vagones del metro en la estación Sabaneta.

A Alexandra Mendoza el metro le informó que Canela, en efecto, no estaba con su familia adoptiva desde hacía varios días porque se había ido de la casa, se le había escapado a su hijo.

Lo peor de todo es que ya no podían acoger de nuevo porque el hijo de Jessica estaba reaccionando de forma alérgica al pelaje de Canela, afectando uno de sus ojos.

“Por eso asumimos que fue un abandono”, le dijo Alexandra a Noticias Caracol.

El metro de Medellín emitió un comunicado lamentando lo ocurrido:

Ahora Canela de nuevo está buscando un hogar.

Últimas noticias