El italiano que se casó con una colombiana y su pizzería empezó a crecer como espuma

Antonio Loira nació en Italia, pero vivió 34 años en Suiza donde aprendió el secreto de la auténtica pizza. Terminó en Sabaneta – Antioquia, tras conocer a la colombiana que le cambiaría su vida.

La primera esposa de Antonio le enseñó una gran lección: una buena mujer a tu lado es determinante en el éxito o fracaso de un hombre. Antonio, llegó a tener la pizzería más famosa del sur de Suiza, pero por sus problemas conyugales terminó en la ruina, vendiendo pollos de puerta en puerta. Después de separarse de su primera esposa, ella se quedó con la pizzería en Suiza y un par de años después, la pizzería había desaparecido.

Con una mano adelante y una atrás, Antonio llegó a Sabaneta de la mano de su esposa colombiana a construir desde cero su sueño de cocinar las mejores pizzas. Empezó con una pizzería que tenía una sola mesa y una barra, pero bastaron 5 años para tener una de las pizzerías donde las mesas no dan abasto.

En una entrevista para Colombian, Antonio recalcó que el éxito de su negocio no se basa en vender volumen ni vender barato, sino en la satisfacción de sus clientes. Él afirma que cada cliente que llega a su pizzería, se convierte en un promotor de su marca: Italy Pizza da Antonio.

Antonio no contrata cocineros ni personas que preparen la pizza; él personalmente se encarga de cocinar todos y cada uno de los pedidos que llegan a su restaurante. En la medida de lo posible, él directamente le sirve a sus clientes y hace de mesero. Por ello afirma que las grandes cadenas pierden calidad por cantidad, lo cual termina siendo reflejado en la experiencia del cliente.

Italy Pizza Da Antonio Sabaneta

Termina diciendo que uno de los errores de los restaurantes es ofrecer domicilios, ya que al no poder consumir los productos frescos, se pierde la calidad y recordación de la Pizza.

“A veces es mejor vender menos, pero que cada cliente tenga una experiencia única”.