Estábamos engañados, la canción ‘Color Esperanza’ no sería de Diego Torres

Estábamos engañados, la canción 'Color Esperanza' no sería de Diego Torres
Foto: Instagram y YouTube

La canción ‘Color Esperanza’ del cantante argentino Diego Torres, se convirtió en un himno en el año 2001, cuando Argentina pasaba por una crisis política y social.

El cantante fue reconocido en gran parte del América Latina por esta canción, pues su letra reflejaba una realidad que tocó a millones de personas. Sin embargo, tal parece que la canción que por años le otorgamos a este artista tiene otro autor llamado Roberto Fidel Ernesto Sorokin, conocido como Coti.

Por medio de sus redes sociales, Coti publicó esta semana apartes de una entrevista que realizó el diario La Vanguardia de España a Torres. Allí señaló con círculos las partes donde el cantante aseguraba que era el autor de estas letras.

“Para mí haber hecho esa canción fue una bendición. Estaría preocupado si no tuviera esa canción en mi repertorio, no pienso superar ese éxito”, comentó el artista argentino.

Ante las palabras de Diego Torres, Coti escribió que contara la verdad, pues tiene cosas más interesantes que hacer que estar envuelto en una polémica tan absurda. También señaló que había intentado comunicarse con él, pero no lo había conseguido.

Calló por años, pero se cansó el engaño

En otra imagen asegura que aunque quiso callarse muchos años y dejar que las cosas siguieran su rumbo, se cansó de tanto engaño por parte de Torres.

“Pido perdón a los amantes de la canción”, concluyó.

Cachorro López, uno de los responsables de la canción aclaró que fue escrita en un 95 por ciento por Coti.

A su vez Coti reprochó que el artista se ufanara de su éxito, pues en varias entrevistas explicó cómo, dónde y hasta porque la había escrito, cuando eso ni siquiera era cierto.

Esta no es la primera vez que se pelean por este tema, pues en el concierto que se llevó a cabo este año en la frontera con Venezuela, le reclamó al cantante haber entonado la canción, pues dice que no debe ser manchada por ningún tinte político.