“Perdón” y otras 6 palabras que nunca pueden decir Meghan Markle y Kate Middleton

Ser parte de la familia real de Inglaterra no es cosa sencilla, pues desde el momento en el que una persona ingresa, deja atrás muchas libertades de un ser humano común y corriente.

Es conocido públicamente que para todo hay un protocolo en la corona británica, pasando desde matrimonios, embarazos y principalmente en el día a día.

Kate Middleton y William. Foto: Play FM

Por ejemplo, las esposas de los príncipes Harry y William tienen una serie de palabras que debieron eliminar de su vocabulario desde el momento en el que se casaron con los miembros de la corona.

Meghan Markle, esposa del príncipe Harry, y Kate Middleton, cónyuge del príncipe William, tienen un listado de 7 palabras a omitir, para evitar ser “corrientes”, pese a que la mayoría no tiene que ver con vulgaridades.

Tomado de Instagram

El diario británico The Mirror sacó el listado de las 7 palabras que nunca deben decir las duquesas:

Perfume

Si usted se pone un perfume que sea del agrado de estas mujeres, quizás nunca lo vaya a saber, pues tiene prohibida esa palabra y si quieren mencionar que algo o alguien tiene un buen olor, deben acudir a la palabra “scent” (aroma).

Tea – té

Esta es una de las más sorprendentes, pues es muy común que en las tardes las amistades de la realeza se reúnan en torno a una taza de té, pero las duquesas no pueden decir esa palabra. Si quieren realizar una invitación, deben decirle a las personas que la intención es cenar y reemplazar la palabra “tea” por “supper” (cena) y, más aún, cuando se trata de la reina Isabel II.

Pardon – perdón

Ningún miembro de la realeza debe pedir perdón, una palabra tan utilizada comúnmente, tiene que ser reemplaza por un “lo siento” en boca de cualquiera de ellas, pues no está bien visto que miembros de la corona pidan perdón…

Toilet

En vez de decir esta palabra de origen francés, Meghan y Kate deben decir “loo” – lavabo, para cuando lo deseen utilizar.

Dessert – postre

¿Qué tiene de raro la palabra postre? ¡Nada! Sin embargo, a quien creo el manual de estilo en el vocabulario de la realeza se le ocurrió que en vez de nombrarlo así, se le debe llamar “pudín” a todo dulce que se coman después de la cena.

Lounge – salón

Vuelve y juega, no tiene nada de raro, pero como los palacios de la realeza británica tienen tantos salones y cada uno tiene un propósito distinto, (para el juego, para la lectura, para las visitas) a cada cual se le debe llamar por su nombre, pero nunca lounge.

Posh – elegante

Paradójicamente, una regla básica de ser elegante es nunca decir que lo eres y tampoco decirle a otra persona, ni siquiera que tiene estilo, según los reglamentos de etiqueta. Por eso esa palabra la tiene prohibida.

Le puede interesar:

Otras reglas que deben seguir

Cuando Meghan Markle contrajo nupcias con el príncipe Harry, debió renunciar a su religión para iniciarse en la iglesia anglicana.

Meghan también tuvo que renunciar a su carrera como actriz y empresaria de zapatos, para dedicarse a ser duquesa, madre y esposa de tiempo completo.

En ninguna ocasión podrá utilizar transparencias, escotes, colores llamativos, pieles, carteras grandes y sus labios y uñas tienen que ir en tonos nude siempre.

Incluso, le tienen prohibidas la demostraciones de afecto con su marido en público, aunque ellos ya han roto esa regla porque el amor les destila por los poros.

Lea también:

No puede tocar a la reina, no puede acostarse a dormir antes que ella, no puede seguir comiendo si Isabel II termina primero y ni siquiera puede tomarse selfies.

Ahora que va a tener un hijo, Meghan deberá decidir cuando viaje si lo hace con su bebé o con su esposo, pues el linaje no debe quedar abandonado.

Ah, y tampoco puede hacer algo que es muy común entre parejas: Ponerle un apodo a su amado, el príncipe Harry.

Pese a todas las reglas que deben seguir, esta pareja de recién casados siempre se muestra muy feliz en público.

Seguir leyendo:

Últimas noticias